Los primeros asentamientos humanos en el entorno de La Almunia datan de hace 2.000 años

Las investigaciones realizadas en los últimos tres años en el entorno de Cabañas, en La Almunia de Doña Godina (Zaragoza), han confirmado que los primeros asentamientos humanos se produjeron en la época romana, hace 2.000 años, muy anteriores a lo que hasta ahora se creía, pues se relacionaba su origen con la Edad Media. Se están datando los restos hallados, incluida una necrópolis, y se va a restaurar una nevera de comienzos del siglo XVII. Este mes de marzo ha comenzado una nueva campaña de excavaciones arqueológicas.

El concejal de Cultura y Participación Ciudadana, José Manuel Latorre, ha apuntado que «el entorno de Cabañas nos está sorprendiendo gratamente. En los documentos que teníamos de campañas anteriores, había poca literatura con estudios e investigaciones que contenían errores e hipótesis que actualmente estamos confirmando, pues en un sentido totalmente diferente a lo que se pensaba».

En esta ocasión, además de datar y establecer la cronología romana y bajomedieval de los hallazgos, durante la presente campaña se va a realizar el vaciado y restauración de la nevera, y el seguimiento arqueológico de la intervención; se vaciará el foso encontrado para valorar su potencial y su cronología, se definirá la cercana necrópolis y se realizarán catas arqueológicas en el yacimiento.

Los trabajos financiados por el Ayuntamiento de La Almunia se desarrollan en el entorno de Cabañas, fuera del perímetro de protección de la ermita y cuentan con la autorización de la Comisión de Patrimonio del Gobierno de Aragón. Son continuación de los que se vienen realizando desde hace ya tres años, promovidos también por el Consistorio.

Nueva estructura encontrada

Nueva estructura encontrada AYUNTAMIENTO DE LA ALMUNIA

Las primeras impresiones de los arqueólogos son que el yacimiento ha tenido una ocupación compleja. Además de la pervivencia del culto, en la ermita de Cabañas, que llegó a alcanzar el periodo bajomedieval y, probablemente la Edad Moderna, cuando ya tenía una fuerte dependencia del núcleo actual de La Almunia y tras haber reaprovechado las construcciones previas. Ahora estos resultados se plasmarán en el inventario de protección del Plan General de Ordenación Urbana de La Almunia.

Mercado de nieve

En 2020 se llevó a cabo una primera fase de excavación en el antiguo pozo de nieve denominado ‘nevera de Cabañas’, para valorar su estado de conservación, que resultó ser bastante bueno. «Era un lugar en el que tradicionalmente muchos vecinos, sobre todo la gente más mayor, recordaba que había una nevera, pero cada vez eran menos personas las que recordaban cómo era o qué profundidad tenía», ha manifestado Latorre.

Los trabajos arqueológicos han sacado a la luz el acceso y las dimensiones, así como su técnica constructiva, con piedra de Calatorao, aprovechando la proximidad de la cantera de este material en la vecina localidad de la comarca de Valdejalón. En la actualidad, la nevera se encuentra cegada.

Nueva campana de excavaciones arqueológicas en el entorno de Cabanas en La Almunia de Doña Godina

Nueva campana de excavaciones arqueológicas en el entorno de Cabanas en La Almunia de Doña Godina AYUNTAMIENTO DE LA ALMUNIA

Asimismo, se realizó una investigación documental en el Archivo Municipal de La Almunia (AMLA) y en el Archivo de Protocolos Notariales de La Almunia (APNLA), que reveló que el servicio de suministro de nieve de la localidad está documentado desde 1656.

Gracias a la labor de Francisco Zaragoza, archivero municipal, se ha podido concluir que la nevera de La Almunia pertenecía a los propios vecinos de la villa. Cuando no había nieve cercana, cosa frecuente dada la altitud del lugar, era adquirida en la Sierra Vicor, preferentemente en las neveras de Inogés y de Viver de la Sierra, y depositada en el pozo para regular su venta.

El servicio de suministro era adjudicado cada año y el precio de la nieve dependía de su abundancia en la época de almacenamiento. El incumplimiento de las condiciones de suministro era sancionado económicamente.

En 2021 se hicieron trabajos en diversos puntos del yacimiento y se documentaron fases de ocupación medieval, la presencia de una necrópolis todavía sin datar, que enlazaría con los restos de la localizada cuando se realizaron obras de la carretera. También se comprobó la existencia de más estructuras de carácter hidráulico, además de las cubetas ya conocidas, que se consolidaron y protegieron.

Son unos trabajos que, en el futuro, podrían tener una proyección turística tal y como ha señalado el concejal de Cultura y Participación Ciudadana: «Es un espacio que nos gustaría convertir en una especie de ‘mapa o línea del tiempo’, porque nos permitiría hacer un recorrido desde casi los primeros pobladores del entorno».

Trabajos que se llevarán a cabo en 2023

Este 2023 se llevará a cabo un vaciado, con control arqueológico de la nevera, para su posterior restauración. También se harán catas arqueológicas de tipo manual, en la parte más elevada del yacimiento, que ya están proporcionado evidencias de cronología romana y medieval.

Además, se definirá cronológicamente la necrópolis, que debió de ser muy extensa y queda alejada de la ermita y se comenzará a vaciar el foso, empezando con la retirada de basuras y escombros y con la realización de catas manuales, para tener una idea clara de las dimensiones del mismo.

(fuente periodico aragon)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s